La transición de la agencia creativa al corporativo

Este post podría tener muchos otros títulos, pero lo dejaré así.

agenciaacorporativo

Quiero compartir mi experiencia como diseñadora gráfica al cambiarme de una agencia de publicidad hacia el mundo corporativo…una transición muy común, pero rara y difícil para gente creativa.

Los diseñadores tenemos varios caminos en nuestra vida laboral, algunos son freelancers, otros trabajan en imprentas, otros se aventuran hacia las agencias de publicidad o de branding, mientras que otros son contratados directamente por las miles de empresas y corporativos. Idealmente un diseñador senior y/o director de arte pasa por varias de esas fases, haciendo que su experiencia laboral sea más útil y variada.

La forma de trabajar de cada camino es increíblemente diferente y es justo a lo que me estoy enfrentando actualmente.

Hace 2 meses trabajaba en una agencia de publicidad creativa, específicamente una agencia de publicidad “boutique”. Estuve trabajando en esta pequeña oficina en Polanco, acompañada de otras empresas (arquitectos), con un ambiente “super-chic”, moderno, fresco. Mi jefe era joven, emprendedor, early thirties, mi equipo era pequeño pero eso nos ayudaba a crecer y a atender mejor a los clientes.

Era la maravilla para mi, a pesar de que el sueldo no era tan bueno: me quedaba a pocas estaciones de metro, me tocó la transformación de Masaryk, tenía un Starbucks en frente, había bastantes restaurantes y fondas, tiendas. Yo estaba en un edificio pequeño, pedir comida a la oficina era muy fácil – a diferencia de pedir tu desayuno y que tenga que pasar por varios filtros de seguridad (First world problems).

Hacíamos lluvia de ideas en equipo, el boss conceptualizaba con nosotros  y revisaba todos los materiales finales (siguiendo algunas enseñanzas del viejo Ogilvy). Sacabamos ideas y las defendiamos.

La camaradería era cosa de todos los días, poníamos música para todos, “cheleabamos” algunas veces a la semana, pizza de vez en cuando, nuestros clientes eran de pequeños a medianos pero teníamos mucha libertad creativa y posibilidad para proponer cosas, conceptos, ganar clientes. Empezamos a pitchear campañas para marcas grandes, lo cual me dió mucha perspectiva y mucho material para portafolio.

Era mi primer trabajo en D.F., mi primer trabajo ya titulada (3er. trabajo desde que empecé mi vida laboral)…

¿Y por qué me sali?

Básicamente un tema de prestaciones y ambiciones personales.

Justo mis últimos días en la agencia, un cliente importante nos dijo que le encantó la propuesta que le habíamos hecho…¡qué dolor! todo lo que siempre quise lograr con la agencia, estaban a punto de lograrlo… pero ya me habían hecho una muy buena oferta laboral en otra empresa, así que el adiós fue casi inevitable :(.

Estoy completamente en pro de las nuevas experiencias, así que agarré mis cositas y me fui sin mirar atrás.

El cambio.

Entonces llegué a Mr. Corporativo con 20 años de historia, donde, en esencia, me han asignado como “la diseñadora de marketing”. Fue inevitable empezar a hacer comparaciones, sí siento que entré en una especie de “shock laboral” (parecido al shock cultural), que ni siquiera sabía que existía, pero lo viví – ya estoy mejor :’) – es decir, de estar en una oficina creativa donde nuestra pared era un lienzo en blanco para compartir ideas, pase a estar en un piso con cubículos grises, donde difícilmente la gente cruza palabras en el transcurso del día.

Me impactó.

La forma de trabajar ha sido muy diferente.

En la agencia eres un creativo más, por lo que tenías que esforzarte muchísimo por explicar tus conceptos e ideas, competir con otras igual de buenas y finalmente todos hacíamos propuestas visuales y que ganara la mejor. Lo importante era que saliera la mejor creatividad de nuestra agencia, pero era Survival of the fittest.

Sí resentí el cambio.

Ha sido una experiencia muy diferente.

Obviamente los corporativos no funcionan como te dicen los libros, mucho menos como dice el organigrama, debes saber, que existen líderes no definidos (es todo un tema en la administración aplicada), se hacen grupos, afinidades…y compiten de formas distintas. A veces el departamento de ventas no es el responsable mayor de las ventas de la empresa, a veces Finanzas en realidad dirige recursos humanos, pero, obviamente, eso nadie te lo dice o lo menciona. It just happens.

Lo cual se me ha hecho de lo más extraño.

En la agencia, no dejábamos la oficina hasta que saliera la idea y la “bajaramos” a acciones concretas, porque la campaña -casi siempre- se tiene que presentar en una semana. Si teniamos 3 meses para desarrollar (raras veces) pues entonces sacabamos 3 conceptos diferentes, muy bien fundamentados y desarrollados.

En cambio, estando adentro del corporativo, me doy cuenta que hay muchas barreras y filtros, sobre todo si la empresa tiene tantos empleados. Me parece como si no todos estuviesen comprometidos a darle resultados a la empresa, en una especie de comodidad al decir “yo hago mi trabajo y punto”…y así durante los siguientes 40 años.

Pero bueno, hasta ahorita suena como si estuviese defendiendo a las agencias ¿no? pero no, solo digo que son cosas muy diferentes y como diseñadores alguien debería de mencionar ese tipo de experiencias en la carrera.

En el corporativo todo es más lento

¡El ambiente de agencia es AGRESIVO!

En el caso de una agencia “boutique”, la cosa está peor. Se supone que el equipo de una agencia boutique es multidisciplinario, es como si un set de directores creativos y de arte se pusiera de ejecutivo de cuenta y de copywriter al mismo tiempo, incluso pitcheando ideas, presentando proyectos, contestando llamadas…a veces no necesariamente tienes asignada una cuenta, si no que te toca atender a varias al mismo tiempo, entonces te tienes que poner el “chip” de cada cuenta.

¿Ya se envió a imprenta tal material de Mr. Corporativo?

¿Cómo vamos con la presentación de Mr. Chicles?

¿Ya enviamos el logo final de Mr. Fruteria?

¿Mañana es el pitch con Mr. Cervecería?

Etc, etc.

En cambio en el corporativo, el proceso para llevar un proyecto es más estructurado, a veces se respeta más la metodología, donde se involucran al menos unas 5 reuniones en la sala de juntas (donde los horarios de todos los involucrados tienen que coincidir), en un transcurso de un mes, eso, más los vistos buenos de los respectivos gerentes y directores de la empresa.

Se que no es solo en mi actual empresa, ya que he escuchado historias similares con varios compañeros de otras áreas. Es lógico… estos grandes corporativos gastan millones en procesos de calidad, en certificaciones, documentan cada paso. He leido historias un poco absurdas acerca de grandes empresas donde obligan a la gente a bajar las escaleras de cierto modo (siempre con la mano en el barandal) por que la auditoría de seguridad industrial asi lo dice. Si no lo haces te llama recursos humanos.

Para algunas personas esto es bueno. Hay gente que odia el caos de las agencias (sean de publicidad, branding, comunicación, RRPP, medios, etc.) por lo que se encuentran muy cómodos trabajando durante años para el mismo corporativo.

Depende de como seas y que tipo de trabajo te guste.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *