Unos pequeños ejercicios de autoanálisis profesional

Al no tener hijos ni mascotas (:() paso mucho tiempo obsesionándome con mi vida profesional, sobre todo cuando estás en marketing y comunicación es “básico” hacer una auto crítica y análisis de toda tu imagen, marketing y presencia, tal como lo haces con tus clientes. Hay algunos formularios en internet más enfocados a psicología vocacional o couching, pero me he planteado ejercicios de forma totalmente empírica (y quizás ridícula), no sé si esté bien o mal, pero ayuda a enfocarme en cosas importantes para mi.

En estos tiempos se habla mucho de marca personal, seguramente ya has escuchado algo, hay sitios completos de eso, pero me refiero a algo diferente, me refiero a algo más “introspectivo” y enfocado a la ambición personal.

Ves que que está en demanda

Primero, aunque no esté buscando trabajo, desde los primeros semestres de la carrera tengo la costumbre de buscar las vacantes que me interesan, en ese entonces las leía y analizaba si en ESE momento cumplía con los requisitos que pedían, si no los cumplía, apuntaba las palabras y me ponía a estudiar un poco al respecto, o a veces incluso a meterme en el asunto de lleno. A veces el solo hecho de conocer el término me ha servido para no pasar como completa ignorante (lo siento 🙁 I’m not perfect).

“Me viajaba” por completo, me preguntaba ¿dónde quiero trabajar? y la respuesta generalmente involucraba Disney o Pixar (son parientes pero no lo mismo) o alguna otra súper agencia, canal de televisión o marca, entonces buscaba sus portales de empleo y checaba las vacantes relacionadas e interesantes. A veces buscaba por nivel de sueldo y entonces veía si mi CV actual correspondía a lo que YO deseaba ganar.

Por ejemplo, en los primeros semestres de la carrera buscaba mucho “diseñador web” (no era tan popular usar UI/UX Designer) veía que muchos pedían que tu portafolio lo mandaras con URLs reales, yo en cambio tenía muchos proyectos personales (de alto tráfico y que si despegaron, que me hicieron aprender muchas cosas de SEO y Community Management más allá de redes sociales, pero no eran cosas que yo haya diseñado para clientes, así que me puse a trabajar al respecto, contactando amigos para que me ayudaran a encontrar clientes), más tarde los requisitos cambiaron… desapareció eso de “conocimiento de Flash y Actionscript” por diseño responsive, Bootstrap y LESS.

Ha sido un ejercicio muy interesante y que al momento de verdaderamente buscar trabajo me ha ayudado a estar mucho mejor preparada para lo que realmente se está demandando en el mercado. No creo que deba ser al revés, al menos en etapas tempranas de tu carrera.

Ya cuando eres Mr. diseñador exitoso puedes ponerte tus moños y cobrar lo que se te pegue la gana por diseñar logos con papiroflexia y la cara de Frida Kahlo, etc, etc.

CV ideal

Otro ejercicio que he hecho mucho últimamente, ahora que he tenido algo de éxito y satisfacción con mi vida profesional 🙂 ha sido escribir mi “CV ideal”. Es decir, ahorita no sé chino mandarín, pero redacto mi CV completo como QUIERO que se vea en 2017, a ver si lo logro (sí, disculpen por no tener la seguridad de decir “lo lograré”).

Ahorita en ese aspecto, pues quiero estudiar un MBA enfocado en marketing y terminar de aprender japonés (para que mi CV en 2017 diga “Japanese – Fluent”) además de tener bien mis bases de Francés, Chino y Alemán. Después de todo no le veo el problema a ser ambiciosa con los idiomas. También necesito algunas certificaciones que me he tardado en obtener, pero asi cuando realmente lea mi CV imaginario en el 2017, podré sentirme satisfecha, feliz por que logré el 70% de mis metas… o completamente desilusionada :).

Conservo al menos una copia de cada CV que he creado y mandado, lo cual me ha ayudado a identificar mis metas y fallas en cada etapa.

Plan resumido de vida

Otro ejercicio que hago cuando me entra la ansiedad (por sentir que no avanzo), es escribir una hoja el año, mi edad en ese año y la meta principal que quiero obtener en ese año – viendo MUCHO hacia el futuro.

Yo si quiero ser mamá, en un mediano plazo, es por eso que señalo mi edad…para imaginarme que tan viable sería lograr eso mientras cuido a unos cuantos chamacos :).

Por ejemplo:

2015 (24) – Terminar mi diplomado, iniciar otro, liquidar mis tarjetas  y sacar mi TOEFL (sip, este año ese es, ya casi lo logro)

2016 (25) – Entrar al MBA y sacar un Mazda (me encantan), 3er diplomado.

2017 (26) – Seguir con el MBA y dominar japonés.

And so on…

A veces lo hago con un mix de metas personales y profesionales para ver que mi vida profesional no destruya mis metas personales – tampoco me doy metas a muy corto plazo por que si no, sería una constante desilusión para mi. Soy realista conmigo misma, conozco mis debilidades y por lo tanto se cuanto me tomaría lograr dominar una habilidad. No lo hago como ejercicio de principio de año, generalmente lo hago una vez a la quincena, para ver si realmente “me estoy poniendo las pilas” para lograr lo que quiero.

Todo lo anterior lo hago además de hacer mis propios calendarios y revisiones semanales de objetivos y pendientes :), que son muy diferentes a las metas profesionales y personales.

¿Alguien más hace algo como esto o estoy medio chiflada?,  ¿será sano?, ¿cómo administran ustedes sus ambiciones?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *