¿Vale la pena estudiar diseño gráfico?

Casi toda la prepa estuve segura de que quería estudiar medicina…a pesar de lo que mis amigos y familiares decían: lo tuyo es artes visuales o diseño gráfico.

Cuando llegó el momento de tomar la decisión y hacer los exámenes de admisión la verdad me acobarde con los de medicina y cometí una serie de errores que finalmente me pusieron “back on track” – mi mamá me terminó inscribiendo ella misma a diseño gráfico y yo por no perder el tiempo le acepté la invitación y empecé con mi primera materia: fotografía I.

Mom knows best.

Mis prejuicios hacia la carrera eran horribles:

  • Los diseñadores se la pasan haciendo lonas. Yo no quiero hacer lonas.
  • Voy a ganar 3 mil pesos, no voy a poder vivir con eso.
  • Nadie me va a respetar, tengo que estudiar algo como medicina.
  • Los diseñadores solo tienen que saber utilizar Photoshop y algún otro programilla y ya.
  • Yo ya se hacer páginas web, solo necesito mi HTML, CSS y Javascript.
  • Diseño gráfico es una carrera para gente que no entendió algebra ni cálculo.
  • Diseño gráfico sería demasiado fácil porque se dibujar.

Y ¡OH, qué equivocada estaba!

MUY, MUY EQUIVOCADA.

No miento, es un hecho que los diseñadores gráficos “pululan” en México. Incluso muchas prepas lo ofrecen como carrera técnica. La competencia parece ser muy grande. PARECE.

Cualquier vacante de 6 mil pesos mensuales se llena de candidatos en menos de 3 días. Los reclutadores reciben cientos de curriculums y portafolios, de egresados de todas partes: de la UNAM, de La Salle, de la UDEM, de ITSON, UNISON, Ibero, etc.

Sin embargo, de 300 portafolios que puedas recibir, solo unos 10 valen la pena – mis propios cálculos – don’t take them too seriously.

Y es que el diseño gráfico en México como carrera profesional es relativamente joven en comparación a otras carreras. Hace menos de 60 años no había un lugar donde estudiarlo; en los 90s hubo un pequeño boom pero luego la tecnología se comió a los planes de estudio.

En años recientes, pocas han sido las empresas que han asimilado la necesidad del diseño gráfico y sus vertientes: el branding, el diseño editorial, la publicidad, el diseño multimedia, el diseño web, su hermano inseparable el marketing y demás cosas interesantes.

Como si no fuera suficiente con esa percepción de la industria, las redes sociales están inundadas de nuestras propias quejas:

“el cliente no me paga, no hay trabajo, me piden mucha experiencia…”

Es normal que te entre el miedo y la paranoia.

Parece cliché, pero como todo, depende de tu actitud.

A pesar de todos esos prejuicios que tenía, a pesar de que ya sabía dibujar y hacer páginitas web, la carrera de diseño gráfico no fue pan comido. Tuve profesores de todo tipo, tuve que adquirir habilidades nuevas y mejorar en las que yo creía que era buena. A pesar de todo lo que sabía (según yo ya había hecho logos, camisetas, lonas y fotos profesionales), no me gradué ni con un 100, ni con 99. Le eché ganas y sí recibí mi mención honorífica, pero eso requirió de múltiples desveladas y maratones para entregar trabajos. No fue sencillo.

A diferencia de otras carreras, no todas las materias eran exámenes escritos y muchos envidiaban eso, pero no sabían lo demandantes que llegan a ser los proyectos de diseño – tienes que crear algo CASI desde cero y no existen las respuestas correctas. Muchas veces tampoco había presupuesto, pero las impresiones, muestras, pruebas y versiones finales tenían que entregarse en tiempo y forma. Existe lo profesional y lo bien hecho, lo impecable y puntual, no otra cosa.

Obviamente, no es algo tan difícil como compución cuántica, pero me refiero a que diseño gráfico no es una carrera a la que vayas de vacaciones o porque es “cool”… por su puesto, había tiempo para fiestas y como en todos lados había profesores “barco” (fáciles) pero los verdaderamente exigentes lo compensaban. El verdadero diseño gráfico requiere mucha dedicación.

Repito: El verdadero diseño gráfico requiere mucha dedicación.

En la carrera aprendí todas las cosas que se podían hacer y la manera en que el diseño gráfico ayuda a las empresas a crecer…y me encataría que más gente lo entendiera.

Muchas personas creen que el diseño solo se trata de hacer logos, pero de verdad, hay “mucha tela de donde cortar”. Existen empresas gigantescas que sólo existen porque se enfocaron en el buen diseño, no necesariamente porque eran las más originales o innovadoras de forma técnica, si no porque su forma de presentarse es impecable y representan algo más grande de lo que en realidad son.

Y ya con más de 5 años en el terreno laboral, la cosa es igual. Hay que seguir siendo competitivo y estudiar y seguir desarrollando habilidades que creías no eran de un diseñador gráfico, como administración, gestión de personal, manejo de proyectos, trato con clientes, negociación y obviamente hay que seguir ejercitando la conceptualización y la creatividad.

¿Vale la pena estudiar diseño gráfico?

Sí, si vale la pena.

Si te gusta, te llama la atención y te apasiona, créeme que hay mucho terreno para crecer.

Mis consejos si te interesa la carrera de diseño gráfico:

  • Compara todos los planes de estudio que puedas y elige donde se enfoquen en lo que te interesa…cada escuela es diferente. Si no sabes que te interesa, elige la carrera donde tengan el programa más variado. La verdad, el de ITSON en mi caso fue muy bueno y tengo muchos compañeros muy talentosos.
  • Tomate en serio las primeras materias, en realidad son las más interesantes de toda la carrera (Principios del diseño, historia del arte, semiótica).
  • Mándale un correo a un diseñador gráfico que conozcas o que admires y pregúntale lo que quieras. Hasta la fecha lo hago 🙂 me encanta saber como les va a mis colegas.
  • Diseño web o diseño de interfaces y/o diseño de UX es algo que lleva años en la industria, parte de muchos principios esenciales de diseño en general, pero apenas las escuelas de diseño lo están adoptando como materia o especialidad. Probablemente si te interesa eso es mejor que te pongas a estudiar por tu cuenta, el Internet te proveerá de suficiente información ;).
  • Desde el principio trabaja ordenadamente, crea el hábito de guardar cada proyecto por separado y respalda todo, siempre.
  • Saber usar Adobe Photoshop no es todo. Es básico, tienes que dominarlo, pero hay muchas más cosas por aprender.

Y puedo seguir escribiendo horas más de esto, pero no quiero aburrir. Si tienes dudas con gusto te las respondo.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *